El objetivo es el de proporcionar una dieta adecuada, para cubrir todas las necesidades del deportista, aportando todos los nutrientes en las cantidades adecuadas.
Valorar el tipo de esfuerzo, intensidad y duración, adaptando la ingesta al tipo de deporte y entrenamiento.
La investigación ha documentado claramente los efectos beneficiosos de una correcta nutrición en el rendimiento deportivo.
El deportista que quiera tener un rendimiento deportivo óptimo, necesitará:

  • Seguir unas buenas pautas nutricionales.
  • Seguir unas pautas de hidratación.
  • Consumir racionalmente las ayudas ergogénicas.
  • Minimizar las pérdidas severas de peso.
  • Comer una variedad de alimentos en cantidades adecuadas.
  1. Los beneficios de una dieta adecuada, ayudan a los deportistas, a dar su mejor prestación, reduciendo o retardando, la aparición de factores, que de otra manera ocasionarían fatiga.
  2. El principal papel de la alimentación diaria, es el de abastecer a los deportistas, del combustible energético, y los nutrientes necesarios para optimizar las adaptaciones alcanzadas durante los entrenamientos, y poder recuperarse rápidamente, entre un esfuerzo y otro.
  3. Un buen estado nutricional, es el resultado de unos hábitos alimentarios, practicados con regularidad.

“Una buena alimentación, no puede sustituir un entrenamiento incorrecto, pero una dieta inadecuada, puede perjudicar el rendimiento”